Seleccionar página
Tu empresa es tu mayor patrimonio entonces por qué dejarla sin seguro! Sabías que ocho de cada diez empresas cierran durante su primer año de operación principalmente por falta de protección financiera frente a situaciones críticas!
Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el 50% de las pequeñas y medianas empresas en México son propensas a sufrir algún tipo de daño en sus instalaciones, 36% corre el riesgo de sufrir un robo y el 14% esta expuesta a tener algún tipo de accidente con sus clientes o trabajadores. Números bastante alarmantes, sin embargo, el 95% de ellas no cuenta con un seguro que las proteja de algún tipo de riesgo.
Sn embargo, todos esos riesgos pueden ser evitados mediante la compra de un seguro empresarial o PYME. Las coberturas básicas más comunes que ofrecen los seguros empresariales son: pérdidas y daños por incendio, robo de mercancías (materia prima o productos terminados, en exhibición o bodega), daños por accidentes, gastos de remoción de escombros, asesoría legal, responsabilidad civil, actos de vandalismos… A eso les puedes añadir coberturas adicionales como la de perdidas consecuenciales gracias a la cual, la aseguradora se hará cargo de los gastos del negocio en caso de que se vea obligado a suspender actividades por causa de incendio o eventos catastróficos. En fin, la aseguradora te paga un sueldo mientras se reconstruye tu negocio. Bastante interesante ¿no?
Ahora, el costo! ¿Cuánto me va a costar asegurar adecuadamente mi negocio? El costo varía mucho según el giro de la empresa; los negocios de transformación, con maquinaria pesada, restauración y manufactura tienen mayor riesgo que los con giro administrativo. La ubicación también es un factor importante en la variación del costo final, ya que ciertas empresas están más expuestas a daños por eventos naturales como sismos o riesgos hidrometeorológicos que otras. El monto de la suma asegurada de la cobertura de responsabilidad civil (RC), es otro elemento que incrementa el costo del seguro.
Pero la buena noticia es que ahora existen seguros de negocio que se adaptan a las necesidades de la empresa y sobretodo a tu presupuesto: los seguros de negocio múltiple. Es un paquete muy flexible que vas armando para proteger integralmente la empresa desde la responsabilidad civil hasta el edificio, contenidos y todo lo que piensas necesario para brindar la protección máxima para tu empresa. Si tienes un presupuesto muy limitado entonces solo asegúrate en lo básico, o sea en responsabilidad civil, ya que los daños a terceros pueden costar hasta tres millones de pesos o más.