Seleccionar página

Asegurar tu empresa PYME se volvió INDISPENSABLE! Primero porque ocho de cada diez empresas cierran durante su primer año de operación principalmente por falta de protección financiera frente a situaciones críticas!

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el 50% de las pequeñas y medianas empresas en México son propensas a sufrir algún tipo de daño en sus instalaciones, 36% corre el riesgo de sufrir un robo y el 14% esta expuesta a tener algún tipo de accidente con sus clientes o trabajadores. Números bastante alarmantes, sin embargo, el 95% de ellas no cuenta con un seguro que las proteja de algún tipo de riesgo. ¿Por qué será? ¿La falta de información? ¿El costo?

Entonces, ¿Cómo hacer frente a esas situaciones? ¡Contratando un seguro! Porque los seguros son instrumentos financieros que transfieren el riesgo. Se convierten en un respaldo económico que cubrirá los gastos en caso de sufrir cualquier imprevisto o siniestro.

Las coberturas básicas más comunes que ofrecen los seguros empresariales son: pérdidas y daños por incendio, robo de mercancías (materia prima o productos terminados, en exhibición o bodega), daños por accidentes, gastos de remoción de escombros, asesoría legal, responsabilidad civil, actos de vandalismos… A eso les puedes añadir coberturas adicionales como la de perdidas consecuenciales gracias a la cual, la aseguradora se hará cargo de los gastos del negocio en caso de que se vea obligado a suspender actividades por causa de incendio o eventos catastróficos.

Ahora, el costo! ¿Cuánto me va a costar asegurar adecuadamente mi negocio? El costo varía mucho según el giro de la empresa; los negocios de transformación, con maquinaria pesada, restauración y manufactura tienen mayor riesgo que los con giro administrativo. La ubicación también es un factor importante en la variación del costo final, ya que ciertas empresas están más expuestas a daños por eventos naturales como sismos o riesgos hidrometeorológicos que otras. El monto de la suma asegurada de la cobertura de responsabilidad civil (RC), es otro elemento que incrementa el costo del seguro.

Pero la buena noticia es que ahora existen seguros de negocio que se adaptan a las necesidades de la empresa y sobretodo a tu presupuesto: los seguros de negocio múltiple. Es un paquete muy flexible que vas armando para proteger integralmente la empresa desde la responsabilidad civil hasta el edificio, contenidos y todo lo que piensas necesario para brindar la protección máxima para tu empresa. Si tienes un presupuesto muy limitado entonces solo asegúrate en lo básico, o sea en responsabilidad civil, ya que los daños a terceros pueden costar hasta tres millones de pesos o más.

Algunos pasos a seguir para asegurar tu negocio como se debe:

  1. Compara los precios y asegúrate de elegir una aseguradora que esté registrada ante la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF) y la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).
  2. Evalúa bien el valor de tu empresa en edificio y contenido. Es muy importante tener un valuación correcta al momento de contratar el seguro, en caso contrario, tendrás problemas cuando ocurre un siniestro si sobrevaluaste o subvaluaste tu negocio.
  3. Prefieres un seguro de negocio múltiple que te abarque una cobertura amplia y completa.
  4. Lee bien el contrato (sobretodo las letras chiquitas) y asegúrate de entenderlo y aclarar cualquier duda antes de firmar.

Ya nos hemos asegurado contra perdidas de activos TANGIBLES ahora a asegurar nuestros activos INTANGIBLES !

¿Has escuchado hablar del termino “Hombre clave”? Todas las empresas cuentan con “hombres y mujeres claves” que son parte del éxito del negocio. Sus habilidades, talentos y experiencias son los “activos intangibles” y la pérdida que representa una persona clave, puede ser aun más grave que la causada por un incendio, una inundación u otro tipo de catástrofe. Algunos ejemplos de “hombre clave”: el dueño del negocio, el ingeniero quien programa y supervisa la producción, el tesorero quien planea las finanzas; los gerentes especializados en cada una de sus aéreas, el socio capitalista cuyos recursos son indispensables para el buen funcionamiento de la empresa. Loa hombres claves son humanos que algún día fallecerán o podrían incapacitarse, terminar su contrato o sencillamente renunciar.

Ese seguro te ayudará a encontrar y capacitar un nuevo empleado que reemplace a la persona clave que pudiese llegar a faltar, darte los fondos para comprar las acciones que pertenecían al accionista fallecido, apoyar la situación crediticia de la empresa, entre otros… El uso de la suma asegurada puede ser muy variable dependiendo de las necesidades de la empresa al momento de la perdida de su “hombre clave”; no están obligados a usar la suma asegurada para un propósito específico y tampoco es necesario que exista un acuerdo entre el empleado clave y la empresa. El valor de un “hombre clave” se calcula generalmente en base al ingreso que produce en promedio y al costo del reemplazo, es decir, el monto que se tendrá que invertir para cubrir la falta de producción entre el tiempo de contratación y de capacitación del nuevo empleado. El funcionamiento de estos esquemas es similar al de los seguros de vida temporal. La empresa esta protegida con una duración determinada desde 1 hasta 20 años. Existen también “seguros intersocios” los cuales están específicamente diseñados para socios con el fin de brindar los recursos necesarios para adquirir la parte o partes derivadas de la disolución de una sociedad mercantil. Esos seguros se pueden contratar para persona moral o persona física con actividad empresarial.

Y lo mejor de esos seguros es que son 100% deducibles de impuestos. ¿Todavía dudas en asegurar a tu negocio?